Vicky Xipolitakis volvió a hacer escándalo recién llegada al aeropuerto internacional de Ezeiza. Totalmente bronceada y con un vestimenta que no la dejaba pasar desapercibida, la ahora morocha vedette pasó por la aduana en medio de un griterío. ¿El motivo? Al parecer, no quería pagar los impuestos que le impusieron por el exceso de productos electrónicos que compró en el exterior. Finalmente, tras resolver el inconveniente, Vicky recuperó su enorme sonrisa y se retiró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora