"Virginia canta tango como ninguna", tal cual lo reflejaba la famosa Malena...cuenta la inspiración del recordado santiagueño Homero Manzi. Esta historia acontece en nuestra tierra, con una mujer que en "cada verso pone su corazón".
Virginia Dubois, de madre santafesina y padre porteño, se crió desde los 3 años en la capital salteña. En su adolescencia abrió sus alas hacia nuevos horizontes. "Hasta ese momento me había dedicado al mundo del teatro. Escribí, dirigí y actué en varias obras. Pero luego asumí que debía emprender hacia otros mares".
Tuvo vivencias, aprendizajes y experiencias, en distintos puntos del planeta. Ahora, regresó a su suelo de adopción y mantiene una excelente química con su gente. Mañana domingo, presentará su espectáculo, a partir de las 22.30, en el Café del Tiempo, Balcarce y Necochea.

¿Cómo fueron tus comienzos en el tango?

Empecé cantando en Londres en el año 2013, a raíz de una invitación a formar parte de un encuentro de artistas latinoamericanos, representando a mi país con este género.
¿Tenías experiencia en la música ciudadana?

Apenas llegué a esta ciudad me presentaron al pianista que me acompañaría aquella noche, tuve tres semanas para preparar el repertorio, jamás había cantado tangos, tenía unos nervios terribles. No dormía escuchando y repitiendo las letras. El día llegó y como argentina debía subir al escenario y dejar bien en claro que el 2 x4 lo llevaba en la sangre. Desde mi soledad en un país extranjero hizo que el tango se apoderara de mi, esa noche mágica donde la gente me aplaudió de pie fue el comienzo de mi pasión por el tango.

¿Se abrieron puertas?

A partir de este evento surgieron invitaciones a distintas partes de Europa, sobre todo en España y Francia. En ese continente se baila mucho el tango ya que es considerada una de las danzas más sensuales.

El presente...

Mi carrera continúa en Salta. Después de semejante experiencia pensé que no podía dejar de hacer tangos en mi provincia. No me equivoqué, la gente me acompaña cada vez que brindo un espectáculo. Me hace muy feliz ofrecer mi arte, doy una parte de mi, porque de eso se trata, entregar lo que uno ama con el alma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia