Blanco que no dice nada. O sí. Dice que todavía hay quienes no entienden el valor del arte urbano. Los murales realizados por los artistas plásticos Roly Arias, Gustavo "Guflo" Flores y Miro Barraza en el Centro Cívico Municipal ya no están y las paredes volvieron a ser solo paredes. Les "limpiaron" el arte.
Y la comunidad se expresó. Luego de las declaraciones de los autores de los murales, otros artistas manifestaron sus opiniones en las redes sociales y en los medios de prensa locales. El Tribuno dialogó con la actriz y humorista Graciela "la Quipi" Quipildor, el artista plástico Julien Guinet y con otro muralista, Walpaq.
"En principio me solidarizo con los chicos autores de las intervenciones tapadas, creo que antes de tomar decisiones como la de tapar una obra mínimamente debe consultarse con los autores pero, obviamente, mas allá de la consulta, no estamos a favor de que se tapen obras. Este hecho en particular abarca no solo la acción final de tapar sino, a mi entender y sentir, desemboca en una realidad que es constante en la cultura de la escena salteña, que es la no valoración del trabajo artístico, en este caso de murales, por parte de quienes tienen el poder político de llevar adelante dichos proyectos", dijo el muralista.
Con la acidez que la caracteriza, La Quipi, sostuvo: "Guillermo Durand Cornejo hijo mandó a cubrir con látex blanco los murales de tres artistas con el pretexto de que estaban deteriorados y aduciendo que ahora se les puede dar paso a nuevos muralistas. ¿Será este un nuevo concepto municipal sobre el arte efímero? ¿Murales con fecha de vencimiento y 'Que pase el que sigue'? ¿Será que acaso sobraba pintura blanca y no sabían qué hacer con ella? Porque siendo así, hay muchas escuelas sin pintar, mucho asfalto con sendas peatonales casi invisibles y mucho empleado en negro queriendo que lo blanqueen".
Añadió Walpaq: "Desconozco en qué contexto fueron realizados los murales tapados, o bien el acuerdo y pautas a través de los cuales los artistas accedieron a realizarlos. Lo que sí tengo claro es que no existe argumento o circunstancia por las cuales las obran deban desaparecer, ya que son un testimonio y patrimonio del momento actual de la cultura en la que nos desarrollamos".
El artista plástico Julien Guinet, por su parte, sostuvo: "Para mí, con esta decisión demostraron que la nueva gestión es muy ignorante sobre el tema del arte y de la cultura, lo cual nos permite adivinar un poquito lo que se viene para los próximos años acerca de este tema en Salta".
"Tengo miedo de que esta nueva tendencia 'Borrón y mural nuevo' se convierta en una moda y se empiece a borrar todo patrimonio artístico o cultural que sea antiguo o que luzca relativamente 'deteriorado'. Nada bueno puede salir del concepto 'borrador' de la cultura", remató la Quipi.
La noticia se volvió viral y muchos salteños sumaron su repudio a través de muros virtuales. El denominador común fue la indignación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora