Mejor casarse pero también divorciarse. Esa seguramente sea una de las premisas que maneja Wanda Nara y que le da tanto resultado en lo económico. La nueva Mariana Nannis espera con ganas la separación de bienes (que todavía no está firmada) con Maxi López, tras cinco años de matrimonio. La mayor de las Nara podría llevarse cerca de cuatro millones de dólares. La suma consiste en el piso Chateau Libertador (dos millones), la mansión en el barrio privado Santa Bárbara de Tigre (US$ 1.800.000), los dos departamentos en Las Cañitas (valuados en medio millón de dólares), tres en Palermo (1.200.000) y otro piso en Puerto Madero (otros 500 mil). Esto no termina acá: una Lamborghini Gallardo, un Mercedes Benz SLS AMG y una Ferrari Fioraro, fueron otros de las cosas adquiridas por los ex pareja.
Tras la ruptura con el ex jugador de River y Barcelona, Wanda enamoró y se casó con otro futbolista: Mauro Icardi. El nueve del Inter no quiere ser menos que López y ya gastó en concepto de regalos siete millones de pesos: Rolls Royce Wraith (300 mil dólares), una Lamborghini Gallardo (sí, otra más), joyas (valuadas en ¿solamente? 70.000), más aparatos tecnológicos, y carteras. Además, la rubia recibió 900 mil dólares que le corresponden por la mitad del dinero que recibió el joven de 21 años en la temporada 2014.
Como si no le alcanzara, la hermana de Zaira sacará otro porcentaje de la renovación que el Inter le hará a Icardi durante esta semana. Según los medios europeos, el delantero se quedaría cuatro años más en Italia a cambio de 2.315.000 dólares por temporada. Esto le garantiza a su esposa unos cinco millones y medio hasta 2019. ¡Qué fortuna!

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora