Wanda Nara y Maxi López llegaron a un acuerdo de divorcio hace nueve meses atrás, pero la guerra no hizo más que empezar.
Ahora, la botinera y el fútbolista están duramente enfrentados por los términos de la división de bienes, que involucra ocho propiedades y tres vehículos de alta gama, y la manutención de los hijos. Se trata de una batalla por varios millones de dólares.

Según se sabe, la pareja adquirió varias propiedades en sus cinco años de casados: un piso en la paqueta avenida Libertador de Buenos Aires, la mansión en el barrio privado de Tigre Santa Bárbara; dos departamentos pequeños en la exclusiva localidad de Las Cañitas; tres en barrio de Palermo y uno más en Puerto Madero.

Se suman a la pelea tres autos que valdrían unos 800 mil dólares cada uno: un Lamborghini Gallardo Nera; un Mercedes Benz SLS AMG y una Ferrari Fionaro.

Como frente a tanto dinero el acuerdo no llega fácil, las partes llamaron a tasación general para establecer los montos actuales de las ocho propiedades en la Argentina. El foco del conflicto está en determinar si son todos bienes gananciales.

El piso de Libertador y la casona del Tigre fueron comprados con dinero generado por Maxi antes del matrimonio. El resto de las seis viviendas las adquirieron con dinero ganancial. Por Ley, Wanda podría reclamar el 50 por ciento. Una vez que se reciba la tasación, deberán restarle los créditos previos aportados por López.

Hecha las cuentas, a Wanda le correspondería unos $1.685.000 dólares y a Maxi unos $4.315.000 dólares.

En los últimos días, Maxi y el padre de Wanda visitaron el piso del magazine AM. El ex de Wanda comentó que no tiene más contacto con la rubia, al igual que su padre, Andrés Nara, distanciado de sus hijas desde hace meses. Vale recordar que ni Wanda ni Zaira aprueban la relación de su padre con Carina Tononi, y que el enojo creció cuando difundió a la prensa la noticia de que la rubia estaba esperando a su cuarto bebé antes de que ella lo anunciara.

Mientras tanto Wanda, que mañana cumplirá 28 años y está a días de dar a luz a Francesca, su primera hija con Mauro Icardi (21) disfruta de haberse mudado a una nueva casa porque se agranda la familia. Y de paso, a través de su cuenta de Twitter mostró los nuevos botines blancos que estrenará su marido en el Inter a los que les hizo grabar la frase: "Wan te amo".


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora