Es un personaje sumamente querido, reconocido y también solidario. Y, con sus 26 años a cuestas haciendo reír a grandes y chicos, Yésica la Insaciable sigue causando sensación en los escenarios, pero esta vez en los de Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.

Convocada por numerosos boliches bailables, Yésica realizará una minigira este fin de semana por Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, adonde llevará todo su humor y su música.

En estos escenarios aprovechará para difundir su último trabajo discográfico, el 12º de su carrera artística.
José "Mortadela" Rivera es quien le da vida a este simpático personaje que ha sabido ganarse no solamente el cariño del público, sino también de la comunidad homosexual local.

"La base de mi trabajo es siempre el respeto. Estoy totalmente en contra de todo tipo de discriminación. Tengo una muy buena relación con la comunidad gay y trans local. me une a ellos una gran comprensión y respeto. Incluso actué en varias marchas del orgullo gay", señaló a El Tribuno José.

El artista contó también que no tiene mayores complicaciones a la hora de compatibilizar su trabajo de oficina con la actuación. "Durante la semana me desempeño como empleado en la administración pública, en tanto que los sábados y domingos, junto a los 9 músicos que forman parte del show, recorremos fiestas patronales, locales bailables y también festivales a beneficio de aquellos que más lo necesitan. Yésica es un personaje muy solidario", destaca sin dudar.

En el interior
José reconoce el enorme cariño que la gente de las distintas localidades del interior salteño siente por Yésica la Insaciable. "El cariño de la gente es muy grande. Busco hacer reír, pero sin insultar ni decir malas palabras. Y eso se valora mucho", afirma José.

Los inicios
El personaje de Yésica surgió hace 26 años, cuando José cantaba melódicos en un conocido local nocturno.
Fue allí dónde incursionó por primera vez en el transformismo. Al ver la gracia que causaba en el público, decidió pulir su personaje y desde entonces no se bajó más de los escenarios.

Hoy, su mujer de toda la vida, Marina, con quien lleva casado 30 años, y su hija Valeria, de 11, se encargan de todos los detalles del vestuario, el peinado y el maquillaje. Nada queda librado al azar. "Mi señora es peluquera y me prepara las pelucas. Con mi hija se encargan de toda la parte estética", dice José
Yésica hizo y hace cantar y reír a varias generaciones de salteños. Y esta vez será el turno de Buenos Aires.


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia